Image
Cláusula rebus sic stantibus: contrato prorrogado
21/04/2020
STS de 6 de Marzo de 2020 (ECLI: ES:TS:2020:791)

La Sentencia, de la Sala de lo Civil, se refiere a sendos contratos celebrados por ZGM  con Televisión de Galicia S.A.(TVG) y con Radiotelevisión de Galicia S.A. (RTVG). Dichos contratos  tenían por objeto la cesión a ZGM en exclusiva de la gestión, promoción y venta de espacios publicitarios. En dichos contratos se garantizaba un mínimo anual de ingresos publicitarios a favor de TVG.

Los contratos se celebraron en 2006 y su duración inicial era de dos años. No obstante, se preveía la posibilidad de que dichos contratos pudieran ser prorrogados por periodos anuales.

Pues bien, se discute si la  cantidad que ZGM debe satisfacer a TVG -en concepto de mínimo garantizado- debía minorarse en función de la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus en lo referente a la anualidad 2008.  El Tribunal Supremo considera que no cabe la aplicación de dicha cláusula, ya que:

“(…) la duración del contrato es de un año, pues se trata de la prórroga anual de un contrato inicial que tenía una duración de dos años, es difícil que un cambio de circunstancias referido a la demanda en el mercado de inserción de la publicidad en TV, objeto de gestión en exclusiva, escape al riesgo asumido con la prórroga del contrato. Cuando se inició el año 2008, ambas partes estuvieron de acuerdo en prorrogar el contrato por un año, pues de hecho lo hicieron, aunque no se pusieran de acuerdo en la facturación mínima garantizada. Según el contrato marco aplicable a la relación jurídica surgida de la prórroga, esta no podía ser inferior a la del año anterior. Cuando ZGM, libremente, asume la prórroga del contrato de gestión publicitaria sabe que, al margen de lo que finalmente se convenga sobre el mínimo garantizado, este sería como mínimo el del año anterior. Asumía, o debía asumir, la prórroga con este condicionante, que conllevaba el riesgo de no llegar a conseguir y facturar ese mínimo de publicidad, y tener que compensar por ello a TVG. La bajada de demanda de publicidad en TV, al venir referida a un corto periodo de tiempo, un año, no dejaba de ser un riesgo cubierto por el contrato, además de que no fue algo tan drástico e imprevisible: el descenso de la inversión publicitaria en general fue de 25,9 millones de euros en 2007 a 24,1 millones de euros en el 2008”.

A nuestro juicio, esta conclusión es coherente con la aplicación de la doctrina rebus sic stantibus formulada en sentencias anteriores.