Image
¿Contrato de concesión o contrato de servicios? Retribución fija modulada a través de indicadores de calidad
05/09/2019
STS de 30 de mayo de 2019 (ECLI: ES:TS:2019:1795)

El Tribunal Supremo analiza si el contrato relativo a la gestión integral de determinados servicios públicos medioambientales del Ayuntamiento de Guadalajara constituye un contrato de concesión o un contrato de servicios. El contrato se configuró en los pliegos como contrato de concesión, pero fue recalificado por el TACRC como contrato de servicios.

Para los recurrentes, existe una transferencia del riesgo de suficiente entidad para que el contrato tenga naturaleza de concesión. Así, el riesgo principal se encontraría la cláusula 44 (Retribución del Concesionario), pues la 45 determina la revisión del precio. El precio asignado es fijo, con arreglo a la cláusula 44, y podrá variar en función de "los indicadores de calidad" en la prestación. Esta variación podrá consistir, o en una bonificación que no superará el 4% del Precio Anual, o en una deducción máxima sobre el Precio Anual hasta un 6%.

Pues bien, el Tribunal Supremo confirma que la calificación correcta es la de contrato de servicios. Así, se subraya que la contraprestación del adjudicatario es fija, y se percibirá mediante abonos a buena cuenta; sin que quede alterado el principio de asunción de riesgo por la posible mala gestión del servicio. De esta forma, se pone de manifiesto que es claramente insuficiente que el riesgo sea de del 6% al 4%.). El Tribunal Supremo tiene ocasión de afirmar que “(la) calidad (es) atribuible al contratista y no a ningún riesgo por principio externo al contratista”.