Image
Límites a la integración total de solvencia con medios externos
02/10/2012
Resolución Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales 117/2012 de 23 de mayo de 2012.

Una empresa que prueba de manera efectiva que dispone de los medios necesarios para ejecutar un contrato, aún cuando pertenezcan a otra empresa con la que se mantienen vínculos directos o indirectos, debe ser admitida para concurrir a la licitación.
No obstante lo anterior, el examen de la acreditación de la solvencia por medios externos exige una aplicación casuística, pues si bien el artículo 52 de la LCSP (art. 63 TRLCSP), no parece establecer limitación a la acreditación de la solvencia con medios externos, ha de tenerse en cuenta que la acreditación de la solvencia económica, financiera y técnica o profesional o, en su caso, clasificación es – como se ha señalado en el fundamento anterior - una de las condiciones de aptitud que ha de poseer el empresario para poder contratar con el sector público, conforme a lo dispuesto en el artículo 43.1 de la LCSP (art. 54 TRLCSP). Por el contrario, tanto el artículo 54.1 de la LCSP (art. 65 TRLCSP) como el artículo 210.2.e) de la citada Ley (art. 227 TRLCSP) sí establecen límites, el primero, recoge que el compromiso de subcontratar con empresas que dispongan de la habilitación o clasificación precisa no puede exceder del 50 por ciento del precio del contrato, y el segundo, limita la subcontratación al 60% del importe de adjudicación.

Si bien es cierto que los límites antes citados no operan cuando la subcontratación se utiliza como mecanismo de integración de la solvencia, si son indicativos de en cuanto a
la existencia de límites en su utilización. Así, de la interpretación conjunta de los artículos 52 y 43.1 de la LCSP, se ha de considerar que, aunque el empresario puede acogerse a lo dispuesto en el artículo 52 de la LCSP para acreditar su solvencia, ha de cumplir asimismo lo previsto en el artículo 43.1, por lo que será requisito indispensable para contratar con el sector público que acredite un mínimo de solvencia mediante medios propios, con independencia de que el resto lo pueda acreditar con medios ajenos,
conforme a lo previsto en los artículos 51 y 52, pues, de lo contrario, no se le podría considerar apto para contratar con el sector público, al incumplir lo dispuesto en el
artículo 43.1 de la LCSP.

Corresponde pues al órgano de contratación determinar los medios mínimos con que deben contar las empresas, en relación directa con la prestación objeto del contrato, así
como cuando se basen en medios de otras entidades, la documentación que se requiere para acreditar que disponen efectivamente de esos medios. Asimismo corresponde a la mesa de contratación comprobar si, a la luz de la documentación presentada por los licitadores, se acredita suficientemente que cuentan con la aptitud necesaria para la
ejecución del contrato.