Image
Adjudicación en la que el órgano de contratación se separa del criterio de la Mesa: condiciones
31/07/2015
Resolución 91/2015 Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid.

«El artículo 160 del TRLCSP, permite al órgano de contratación separarse de la propuesta efectuada por la Mesa de contratación, mediante la adecuada motivación de la decisión, cuando afirma en su apartado 2 que “La propuesta de adjudicación no crea derecho alguno en favor del licitador propuesto frente a la Administración. No obstante, cuando el órgano de contratación no adjudique el contrato de acuerdo con la propuesta formulada deberá motivar su decisión.”

De esta forma no le falta al órgano de contratación razón cuando afirma que el único requisito que exige el artículo 160.2 para separarse de la propuesta de la Mesa es el de motivar tal decisión, pero no lo es menos que la posibilidad de separarse del criterio de la Mesa de contratación, no autoriza al órgano de
contratación a no tener en cuenta el resto de los principios y requisitos que la Ley exige para la adjudicación de los contratos del sector público y muy especialmente el de adjudicación a la oferta económicamente más ventajosa, que constituye el pilar básico sobre el que se asienta la compra pública. Así, se recoge en la Sentencia del TJUE de 20 de septiembre de 1988, Beentjes, C31/87 y en el artículo 150 del TRLCSP.

Ahora bien con el objeto de determinar cuál sea la oferta económicamente más ventajosa, corresponde al órgano de contratación definir qué criterios de adjudicación tendrá en cuenta, que tal y como señala la Sentencia EVN y Wienstrom de 4 de diciembre de 2003, C-448/01: “Tal y como se indica en según jurisprudencia reiterada, la elección de la oferta económicamente más ventajosa deja a la entidad adjudicadora la elección de los criterios de adjudicación del contrato que pretenda aplicar, siempre que dichos criterios vayan dirigidos a identificar la oferta más ventajosa económicamente y no confieran a la entidad adjudicadora una libertad incondicional de elección para la adjudicación del contrato a un licitador (véanse, en este sentido, las sentencias de 20 de septiembre de 1988, Beentjes, 31/87, Rec. p. 4635, apartados 19 y 26; de 18 de octubre de 2001, SIAC Construction, C-19/00, Rec. p. I-7725, apartados 36 y 37, y Concordia Bus Finland, antes citada, apartados 59 y 61)”. “Siempre que respeten los preceptos del Derecho comunitario, las entidades adjudicadoras tienen libertad no sólo para elegir los criterios de adjudicación del contrato, sino también para determinar la ponderación de tales criterios, cuando ésta permita una evaluación sintética de los criterios elegidos para identificar la oferta económicamente más ventajosa.”

Por su parte el artículo 150.1 del TRLCSP vincula directamente, como no podía ser de otro modo, la elección de la oferta económicamente más ventajosa con los criterios que sirven de base para su selección al afirmar: “Para la valoración de las proposiciones y la determinación de la oferta económicamente más ventajosa deberá atenderse a criterios directamente vinculados al objeto del contrato, tales como la calidad, el precio, la fórmula utilizable para revisar las retribuciones ligadas a la utilización de la obra o a la prestación del servicio, el plazo de ejecución o entrega de la prestación, el coste de utilización, las características medioambientales o vinculadas con la satisfacción de exigencias sociales que respondan a necesidades, definidas en las especificaciones del contrato, propias de las categorías de población especialmente desfavorecidas a las que pertenezcan los usuarios o beneficiarios de las prestaciones a contratar, la rentabilidad, el valor técnico, las características estéticas o funcionales, la disponibilidad y coste de los repuestos, el mantenimiento, la asistencia técnica, el servicio postventa u otros semejantes. Cuando sólo se utilice un criterio de adjudicación, éste ha de ser, necesariamente, el del precio más bajo”.

De esta forma se completa el bloque normativo, de manera que el órgano de contratación siempre debe, aplicando los criterios de valoración establecidos en los pliegos, adjudicar el contrato a la oferta económicamente más ventajosa, pudiendo eso sí separarse del criterio de la Mesa apreciando y motivando que la oferta propuesta no es la económicamente más ventajosa de acuerdo con los criterios establecidos en los pliegos.

Al no haberse establecido criterios de calidad en el PCAP y haberse producido un empate, que no ha sido posible desempatar con los criterios de la cláusula 15 de PCAP, y procediendo el sorteo, solo cabe adjudicar el contrato a la empresa que ha resultado favorecida por el mismo o bien separarse del criterio de la Mesa, pero eso sí fundamentando la separación en elementos atinentes a los criterios de adjudicación previstos en el pliego, que no olvidemos constituye la ley del contrato, tanto para los licitadores, como para el órgano de contratación y que en este caso no es la calidad, sino el precio.»